Superior

Abraza el fallo y evita el Factor Wallenda

Factor Wallenda

 

Ya hemos hablado en otras ocasiones de cómo nuestra actitud ante los retos condiciona nuestro éxito o fracaso y de que a veces somos nosotros los que nos limitamos.

Hoy quiero hablar de un curioso efecto que conocí hace unos días gracias a @Manyez , al que a su vez conocí gracias a un proceso de Serendipia. Se trata del Factor Wallenda.

CitaEstar sobre el alhambre es vivir. Todo lo demás es esperar. Karl Wallenda

Foto Foto adaptada de kevint3141

 

Karl Wallenda era un gran equilibrista conocido en el mundo por sus arriesgadas acrobacias en la cuerda floja, buscando el más difícil todavía y a menudo sin red de seguridad. Era famoso por sus números de bicicleta sobre el alhambre, o sus pirámides haciendo equilibrios.

Después de  una vida plagada de éxitos, Karl falleció en San Juan de Puerto Rico al precipitarse desde una cuerda situada a 22 metros de altura.

 

Tras la muerte del equilibrista su mujer hizo unas declaraciones en las que pudo estar la clave de su caída. Relataba como en los últimos meses su marido no pensaba en otra cosa que en una posible caída. Incluso revisaba personalmente la instalación de los cables por donde cruzaba, algo que nunca antes había hecho.

Lo que sucedió fue que Wallenda dejó de centrar sus esfuerzos en cruzar la cuerda y empezó a enfocarlos en no caerse. Y fue entonces cuando realmente se cayó.

 

El factor Wallenda es algo que marca la diferencia entre las personas que consiguen sus objetivos y las que no lo hacen. Cuando ponemos todo nuestro corazón y empeño en el desarrollo de las tareas y tenemos un horizonte a la vista es cuando tenemos éxito en lo que hacemos. Por el contrario si empleamos toda nuestra energía en no fallar, será más fácil que fracasemos.

 

Imagínate a Karl sobre la cuerda a 30 metros de altura en su etapa de éxito. Seguro que en algún momento sufrió algún traspies que le hizo perder momentaneamente la situación de equilibrio. Esos pequeños fallos o fracasos no le hicieron caer, porque los asumió como parte de su aprendizaje y le ayudaron a superar otras situaciones complicadas (no tenía mucho margen de error).

Ahora imagina la situación en el día de su caída, tras varios meses pensando en que se podía caer y atenazado por el miedo al fracaso. El mismo traspies que otras veces había superado, le llevó al fracaso.

 

Esto no quiere decir que para conseguir nuestros propósitos no tengamos que fallar. El fallo es muy importante y algo que tiene que suceder y debemos abrazarlo como oportunidad de aprendizaje. Pero debemos fallar sin dejar de poner la vista en el horizonte y tener siempre en mente cuál es nuestro objetivo final, para enfocar los fallos adecuadamente.

 

Los niños son auténticos especialistas en evitar el Factor Wallenda. No tienen miedo a caer, siempre están probando cosas nuevas y asumiendo riesgos. Ponen todo su empeño en aprender y se olvidan de todo lo demás, haciéndolo además divertido. Conforme nos hacemos mayores, vamos cargando nuestra espalda con miedos e inseguridades y evitamos el fallo a toda costa.

 

Es nuestra actitud ante los fallos la que determina qué pasará después. Si pensamos en los errores como oportunidades de mejora, aprenderemos de ellos y avanzaremos en nuestros objetivos. Si los visualizamos como obstáculos que se interponen delante de nosotros, quizás los evitemos, pero habremos gastado gran parte de nuestros esfuerzos y será más fácil que fracasemos.

 

Actitud positiva+confianza+perseverancia ¿Algún ingrediente más para tener éxito?

 

Quizás te pueda interesar:

, ,

5 Respuestas a Abraza el fallo y evita el Factor Wallenda

  1. miguel (saludconcosas) 16 mayo, 2012 en 10:28 #

    que grande eres! Gracias 🙂

    • Chema 29 mayo, 2012 en 16:44 #

      Gracias a ti por proponer temas tan interesantes. Tendremos que hablar más a menudo… 😉

  2. Sergio González 16 mayo, 2012 en 22:19 #

    Muy interesante, no conocía el factor Wallenda. el miedo a equivocarse

Trackbacks/Pingbacks

  1. Bitacoras.com - 16 mayo, 2012

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com:   Ya hemos hablado en otras ocasiones de cómo nuestra actitud ante los retos condiciona nuestro éxito o fracaso y de que a veces somos nosotros los que nos limitamos. Hoy quiero hablar de un curioso efecto que conocí ha……

  2. Nuevo reto: Como motivarse para correr una maratón | El Efecto Pigmalión - 29 mayo, 2012

    […] sobre ello hasta que lo he superado y he cogido ritmo en los entrenamientos. Cruzaremos los dedos, aprenderemos del fallo e intentaremos que no ser repita en el […]

Deja un comentario